Dar a conocer a Jesucristo en nuestro país y en el mundo entero, exaltándolo como: Salvador, Santificador, Sanador y el que Viene.

Dar cumplimiento a su Gran Comisión: (Mateo 28:19-20)

Predicar el evangelio de Cristo en nuestro país y en todo el mundo, enseñando a los hombres a guardar su palabra, incorporándolos a congregaciones centradas en ÉL y orientadas al servicio a los demás.

Misión

La Misión es la de alcanzar a los cientos de jóvenes que están en el mismo estado de perdición que ellos estuvieron. El objetivo es que conozcan la luz de Cristo, puedan experimentar un cambio en sus vidas, para así juntos ser protagonistas en una generación carente de modelos y dirección.

A ellos te los podes encontrar en cualquiera de las reuniones semanales de Remanente Santo. Desde una reunión de oración a cualquiera de las reuniones de celebración. Pero puntualmente se unen todos los sábados a las 19hs para fortalecerse y planear el próximo ataque al enemigo. Y por supuesto que ahí es donde con mucho gusto te van a recibir y te van a estar esperando.

Queremos un manantial de Dios

Creemos que viene un derramamiento del Espíritu Santo para esta generación

Objetivos

Incansables difusores de su testimonio y transformación. Valiéndose de esto y diferentes estrategias, entre ellas reuniones grupales, obras de teatros, recitales, congresos etc. Se han propuesto no detenerse ante los obstáculos, porque han entendido que llevan sobre sus espaldas una misión que es mucho más grande y más importante que todos los obstáculos que se puedan presentar en el camino.
En este momento mientras estás leyendo esta presentación, te puedo asegurar que hay un integrante del grupo C.E.R en algún lugar apostado, tratando de alumbrar a alguien con la Luz de Cristo.

Quizá este en alguna parada de colectivo, en un colegio, en alguna plaza o villa. En algún ciber, hospital cuidando un enfermo, o en la universidad, quien sabe, usando que estrategia para lograrlo. Lo cierto que están en acción, y tal vez te cruces con uno de ellos esta semana, entregándote una Palabra o alguna invitación. Si así sucediera no la rechaces, vos podes ser el próximo que Dios use en los años que vienen formando parte de este pequeño y gran escuadrón llamado grupo C.E.R.